El calor ha llegado y ahora es la mejor época para visitar las calas más espectaculares de la Costa Brava antes de que llegue la temporada alta.